Todo sucede en dos o tres segundos

Minificciones Por Ana Lobato del Castillo Perdón Veo que te marchas. Andas medio encogida, como si tuvieras frío, te has puesto tu chal azul. Me acerco, extiendo mi brazo y toco tu espalda con suavidad para no asustarte. Te vuelves sorprendida. Al verme tus ojos brillan con alegría y vitalidad, que los años no te…