#TintaVioleta: Reinventarse a una misma en cada caída

Por Brenda Pichardo Virginia Woolf escribió en Una habitación propia que los referentes históricos literarios de las mujeres eran escasos y la personaje Dolly Wilde —pseudónimo de la protagonista Johanna Morrigan— lo confirma en esta novela al preguntarse sobre las mujeres que escribieron en código erótico, además de Anaïs Nim, así que decide compartir su…