Carta a Sirius Kepler

Por Lilum Escucha, amigo al que amo, no sabrás de la incertidumbre que padeceré cuando termine las líneas de esta carta, porque no sé cuándo las leerás ni si llegarán hasta ti. Batuta del destino. Te confieso, a ti que vives tan libre y despojado de aprensiones y gravedades, que he decidido cerrar mis ojos…