Horas funerarias

Por David Cacho No se podrá llegar al horizonte mientras se pueda caminarlo, los barcos siguen saliendo de los atracaderos igual que algunos peces que arrastra la marea, nadie toma su camino en un principio.   Pasaron los peatones enfrentando su destino, cejó la podredumbre en algunos sindicatos, pero ¿amaste a la mujer que tú…

Quemárseme con sol los ojos

Por Eduardo Paredes Ocampo I. Alrededor El rumbo ocioso de tu sombra, lo que todavía en los contornos del pecado nos da alrededor —el patio de juego para las siluetas que se desconocen.   En medio: las formas. La carne que, quieta, se acostumbra a ser entornada. Quien la tilda de trémula se equivoca: duerme…

El mundo de los ratones 

Por David Cacho A Beu Ribé Los ratones tienen un mundo civilizado, una casa, un sindicato, una pensión, todo eso me lo sé de memoria.   Mamá y papá ratón viven en un suburbio de madrigueras elegantes; los ratones tienen alma, mueren y los entierran en lo más subterráneo.   Los ratones hacen papeleos y…

Soneto Alt Literature

Por Álvaro Vallarta Me declaro enemigo del soneto, enemigo de su estrecha figura y de vuestra nostalgia de terceto que confunde moderno con basura.   Ahora que los escribo sin normas mis versos guardan el orden escaso del cuarteto de algún hotel de paso y prefiero el silencio que las formas.   Dejaré de buscar…

El parque

Por David Cacho Temblaba el horizonte cuando vi aquel lucero de estertor, cuando la cálida banca se había vuelto una roca pálida, cuando mi piel se henchía de zumo de paredes.   Los niños jugaban aquel día, treinta y uno de octubre, un parque inmenso, algunos poetas nacían en el anonimato de un cuaderno.  …

Puertas que abrir 

Por David Cacho Puertas que abrir ante la demora, relojes que escuchar ante el aburrimiento, el tiempo como un suelo fisurado y tantos pasos sin saber dónde nos buscan o quiénes nos esperan con las manos ansiosas.   Los pájaros gorjean por la semilla, los hombres sufren por la distancia de uno a otro y…

Pájaros enfermos 

Por David Cacho Ya no pueden cantar los pájaros en el tránsito de las ciudades, ya no puedo escuchar tu ardiente entraña ni oler el estro de tu vientre indomable. Ya no pueden cantar los pájaros por la semilla.   Moribundo, en tu abismo de bestias agigantadas, soñé al fin con tu cuerpo en la…

Malicioso camaleón es el silencio

Por Verónica Cárdenas García Ocultación Sí, soy yo, el rostro mismo del eclipse, mis huesos crujen, como ramas secas, osario de frío y de nostalgia. Sí, soy yo, con pies de polvo, me entrego al vértigo, hacia el vacío, todo el dolor del mundo habita en mis entrañas, bilis negra le llaman. Sí, soy yo, la…

Siempre el mismo campo de batalla: cuatro poemas

Por Yaroslabi Bañuelos I. Tanta luz tienen las páginas vacías tanto polvo hay en las huellas del otoño la palabra volver tiene sabor a pesar y el camino de regreso conduce a un desierto sin oasis al mismo páramo infinito que siempre acecha al final de cada viaje   En este espinoso Edén no existen subterfugios…

Poema por kilo

Por Mayra Gricelda Gutiérrez Ya en el escenario mi cuerpo intuyó el final. Sentí la grieta, el golpe seco; abandoné la escena. El director me ordenó dedicarme a la iluminación y alumbro el montaje de mis últimas brasas. ¿Tanto esfuerzo será normal? Lloro por no ser ceniza. Y dan la orden: ¡Enciendan las luces! Y…

Sidhi XXVII

Por Lilum Perfecta Incondicionada Ilimitada Iluminada   Los pensamientos surgen son fuegos artificiales mueren tan pronto como nacen son memorias de la infancia, una ilusión más   Las bestias de la ignorancia los esclavos del apego y los mercenarios de la ira rondan mi morada, pero la khatvanga de Ekajati corta sus cabezas   Yo…

Epígrafe

Por Gibran Castillo El poemario todo se conmocionó cuando, con tu caligrafía (semejante a otras caligrafías, con las que adolescentes llenaron libretas escolares, —blancas, a cuadro o doble raya— agendas— en donde se inventarió haces de luz diurna–, y un diario personal— paisaje interior, pólipo subterráneo, eco enterrado— te apropiaste del epígrafe -los versos que…