Retrato matinal 

Por David Cacho Salí en la mañana, hacía frío como en los vestigios de una guerra, las calles se crispaban en mi cuerpo como hojas que el otoño hubiera enrojecido.   Me encontré con algunos amigos y muchos otros habían muerto, había gente desaparecida, ya sabes, algunos desaparecen sin dejar una estela sobre el aire…

La erótica desventura del Huamantlo | Parte I

O Lo que vienen manejando como un re-telling de este mito que todos bien conocemos Por Genaro Ruiz de Chávez O. I. Invocación ¡Canta odiosa los pesares del pelado Huamantlo! Presta la lira y acompaña este canto mamalón, épica chicha de proezas y milagros de los enjundiosos conspiradores del placer.   Canta sobre la corte…

La voz de la semilla

Por David Cacho I  La raíz nutrió su manto con el canto de los hombres, el esfuerzo creció como una sola rama; una sola letra, una isla, un pergamino.   El cielo abrió su espectro con el mismo rigor de la semilla y fue la selva del silencio la única voz que todos escuchamos.  …

Volver al recuerdo y macerarlo

Por Erandy Corona Velázquez Era un niño de diez cuando se me ocurrió aquel suceso insignificante que marcó mi vida. Me pareció maravilloso cuando me enteré de que los japoneses escogen piedras simples para darles un significado místico, porque eso era precisamente lo que yo había hecho con uno de mis insignificantes días. Aquella vez…

Ciudad hundida 

Por David Cacho La espiral de una ciudad se yergue como un árbol que está por nacer, el silencio, en un principio, es una luz primaria, el sonido, después, se hace un rotundo exterminio.   Hay días en los que logro querer la ciudad con pureza y otros en los que es menester de perros…

Los días luminosos

Por Verónica Cárdenas García I El cocodrilo finge que no existes, esboza una sonrisa y se repite mil veces que no importan aquellos días donde las estrellas cuelgan de la azotea. Al fin y al cabo, nada es para siempre; tu nombre dura un suspiro, el mezcal se evapora entre las sábanas y tu cuerpo…

Las mañanas

Por David Cacho Cayeron mis pestañas en la sopa, se han hundido y ni siquiera sé si puedo verlas, afuera el clima es incierto, afuera no existen estaciones ni días en que te pienso, como puedes verlo, la habitación es una ruina.   Una naranja rueda en el frutero, de repente el silencio se escabulle,…

Envío de otoño

Por David Cacho Ya entrará el equinoccio en la puerta como un peldaño de viento entre los faros, la respiración de mis poros irá aumentando mientras tú te resguardas en la noche, buscando un modo para llegar a casa.   El aire templado está cambiando como cambian los semáforos y los inquilinos, pero yo no…

La germinación 

Por David Cacho La lluvia huele distinta sobre el campo, las estrellas brillan con más intensidad, los arroyos por fin son arroyos y no lodazales flotantes, los arroyos son niños aún, aguas que el cristal mancha, aguas que esmaltan la noche.   No me pregunto por el tiempo, en el campo las paredes no claman…

Glifo

Por Gibran Castillo Glifo  De neblina el glifo ya no está disponible para que la consulten los dioses durante sus días de ocio   Sólido, labrado, insensible al tacto, resiste el glifo ante el infantil hálito   Un guía de turistas recuerda de algún texto una reseña de la historia mexicana   un magnavoz amplifica …

Horas funerarias

Por David Cacho No se podrá llegar al horizonte mientras se pueda caminarlo, los barcos siguen saliendo de los atracaderos igual que algunos peces que arrastra la marea, nadie toma su camino en un principio.   Pasaron los peatones enfrentando su destino, cejó la podredumbre en algunos sindicatos, pero ¿amaste a la mujer que tú…

Quemárseme con sol los ojos

Por Eduardo Paredes Ocampo I. Alrededor El rumbo ocioso de tu sombra, lo que todavía en los contornos del pecado nos da alrededor —el patio de juego para las siluetas que se desconocen.   En medio: las formas. La carne que, quieta, se acostumbra a ser entornada. Quien la tilda de trémula se equivoca: duerme…