Inseguridad y feminicidios en la CDMX: es necesaria la sensibilización sobre violencia de género

Por Brenda Pichardo

La inseguridad en la Ciudad de México es un problema grave que nos afecta como sociedad,  atravesado por varios tipos de delitos, entre ellos: homicidio, robo a transeúnte, secuestro, extorsión, robo de vehículo, robo a casa habitación, robo de negocio, narcomenudeo, trata de personas, violación y feminicidio. Pese a que este último ya es un delito tipificado en la Ciudad de México —considerada una de las entidades del país con más adelantos en los derechos de las mujeres—, ocurren al menos 100 feminicidios al año en esta entidad, por lo que resulta alarmante que la mayoría de casos no se investiguen como tal. 

En esta ocasión entrevistamos a Martha Elena Leal, una mujer que resalta por su actitud alegre y amable. Leal es Licenciada en Derecho por la Facultad de Derecho de la UNAM, y actualmente cursa la especialidad en Género y Derecho en la División de Estudios de Posgrado de la Universidad Nacional Autónoma de México. Se ha desempeñado como abogada litigante en derecho civil y familiar, asimismo ha colaborado en el Instituto Nacional de las Mujeres, brindando asesorías jurídicas y acompañamientos a mujeres en situación de violencia. Recientemente colaboró en el Centro Nacional de Equidad de Género  y Salud Reproductiva de la Secretaría de Salud, en las subdirecciones de Atención a la Violencia y Prevención a la Violencia, en temas relacionados con la Interrupción Voluntaria del Embarazo, la aplicación de la NOM 046 relacionada con la prevención y atención a la Violencia familiar, sexual y contra las mujeres y también ha participado en el seguimiento a la Convocatoria Pública para la Asignación de Subsidios para la Prestación de Servicios de Refugio para Mujeres en situación de violencia.

Brenda Pichardo: Como es sabido, la inseguridad en la Ciudad de México es un problema que nos vulnera como sociedad. Sin embargo, la inseguridad a la que están expuestas las mujeres, acoso sexual, violación y feminicidio, difícilmente están en el foco de atención de las autoridades. Desde tu mirada como abogada y feminista, ¿a qué consideras que se deba la escasa atención que las autoridades prestan hacia la inseguridad que viven las mujeres en la Ciudad de México?

Martha Elena Leal: Es un gusto compartir impresiones sobre este tema de la violencia ejercida en contra de las mujeres que habitamos o trabajamos en esta Ciudad de México. Como bien lo mencionas, este asunto, ha sido gravemente descuidado por las autoridades y ello tiene que ver con una falta de perspectiva de género en las personas encargadas de investigar y perseguir estos delitos, lo que provoca un desconocimiento y, por ende, una total indiferencia a la violencia que sufrimos particularmente las mujeres por el simple hecho de ser mujeres; es decir, no exigirles a las autoridades un determinado perfil profesional especializado en el tema, o simplemente no brindar a estas personas responsables de atender estos hechos delictivos, una adecuada capacitación o sensibilización de lo que es la violencia de género y sus implicaciones, hace que no se comprenda en su totalidad la gravedad del problema y, por lo tanto, no le den la atención debida, porque siguen sin considerar la agravante específica de delito cometido en contra de una mujer por el simple hecho de serlo. Eso hace que no tomen en consideración los elementos característicos de este tipo de delitos, por ejemplo: en el caso del feminicidio, en los hechos continúan equiparándolo muchas veces con un simple homicidio, precisamente por esta falta de perspectiva que te comento.

BP: Para familiarizarnos poco a poco con el tema de la inseguridad en la Ciudad de México y su relación con los feminicidios que diariamente adolecen a este país, a partir de tu experiencia como mujer y abogada, ¿podrías compartirnos, un poco sobre las posibles dificultades que se presentan al denunciar una violación o feminicidio?

ML: Las dificultades que se presentan, tienen que ver con que estamos en una sociedad tremendamente machista que nos ha inculcado a todos y todas determinadas creencias, estereotipos y prejuicios, a partir del sexo/género. Las autoridades tampoco están exentas de esto, por lo que al momento de atender esta problemática, obviamente también surgen todas estas cuestiones de prejuiciar a la víctima a la hora de levantar la denuncia, al momento de brindarle atención, cuando se realiza la investigación, cuando se valoran las pruebas e incluso hasta en el momento de juzgar. Todo se hace bajo la óptica patriarcal, lo que pone en franca desventaja a la mujer frente a su agresor. Entonces, todas estas condiciones llevan a que no se le crea a la víctima o no se le brinde la atención debida, a que, incluso, no se proporcione la justicia que corresponde en este tipo de delitos.

BP: Me atrevo a hacerte una pregunta controvertida, para aclarar un poco el panorama: siendo abogada y feminista, ¿qué diferencia hay entre la inseguridad a la que se expone una mujer y a la que se expone un hombre en la Ciudad de México?

ML: Es evidente que en una ciudad como en la que vivimos, tanto el hombre como la mujer, nos exponemos a la inseguridad y la violencia día a día. Sin embargo, como ya lo mencioné, la violencia que sufrimos las mujeres es específica, dado que tiene que ver con nuestra condición de mujer; voy a poner un ejemplo: si van caminando en la calle un hombre y una mujer, y de repente ocurre que llega una banda de asaltantes y les quitan sus pertenencias, probablemente a ambos los golpean, pero en el caso de la mujer, hay muchísimas más probabilidades de que además de esos delitos, se le cometa abuso sexual o una violación, y esto simplemente por ser mujer. Entonces vemos que este tipo de violencia específica que sufrimos las mujeres sí conlleva una agravante y nos pone en una mayor situación de riesgo, sin demeritar de ninguna manera la violencia en general que sufrimos hombres y mujeres, pero sí haciendo hincapié en que es una violencia específica por el mero hecho de ser mujer. Esto hay que identificarlo porque es importante a la hora de investigar, perseguir y juzgar este tipo de delitos

BP: Pese a que no se niega que tanto mujeres como hombres estamos expuestos a la constante inseguridad que se padece en la Ciudad de México, todavía hay cierto rechazo por parte de la sociedad a creer que las mujeres vivimos un tipo de violencia especifica por el hecho de ser mujeres. Siendo habitante de la Ciudad de México, ¿cómo consideras que afecta esta creencia en la investigación de violación y feminicidio?

ML: Considero que afecta mucho. Como lo señalé anteriormente, estamos en una sociedad tremendamente machista que nos ha inculcado a todos y todas determinadas creencias, estereotipos y prejuicios, a partir del sexo/género; de tal manera, que existe una idea o ideas preconcebidas en general, respecto de lo que debe ser una mujer, por lo tanto, todo aquello que salga de lo que tradicionalmente se considera como correcto en el comportamiento de una mujer, afectará, desde luego, el procedimiento que se siga en estos delitos. Esto se puede ver todos los días, no hay más que leer o ver noticias de casos como el tan sonado de “La manada”, en donde se observa cómo un procedimiento judicial puede viciarse y tergiversarse con argumentos absurdos respecto al comportamiento de la víctima, que nada tienen que ver con el hecho delictivo en sí, pero dado que la sociedad es patriarcal y por ende las autoridades lo son, y además, los juzgadores no cuentan con una perspectiva de género que les haga ver esto, le dan validez a este tipo de argumentos basados en meros prejuicios o creencias machistas.

BP: La inseguridad que padecen las niñas —como la trata de personas, abuso sexual, feminicidio— no ha tenido la suficiente atención a nivel mediático y de investigación judicial en la Ciudad de México. ¿A qué crees que se deba?

ML: No hay que perder de vista que estamos en una sociedad patriarcal y una de las características del patriarcado será favorecer y proteger siempre al varón, y si tomamos en cuenta que estos delitos son cometidos casi siempre en su mayoría por hombres, pues obviamente toda la estructura institucional patriarcal es echada a andar para que el agresor salga bien librado o lo menos raspado posible. No en vano, recientemente, se ha comenzado a nombrar y criticar a la llamada “justicia patriarcal”. He ahí de la importancia y urgencia de la capacitación y sensibilización sobre violencia de género a las personas responsables de atender esta problemática. De lo contrario, la sociedad y sus instituciones seguirán perpetuando este modelo patriarcal que resulta ser completamente injusto para las mujeres.

BP: Ampliando un poco el panorama sobre la inseguridad, en tu opinión, ¿consideras que hay zonas específicas de la Ciudad de México en las que existe un mayor riesgo de padecer algún tipo de violencia? 

ML: En el caso específico de la violencia de género, considero que las mujeres somos susceptibles de ser violentadas en toda la Ciudad de México. Pero sí, creo que en las zonas más marginadas de esta ciudad puede haber un mayor riesgo, debido a que concurren otros factores a considerar, los cuales tienen que ver con la situación de pobreza de las víctimas, esto les puede hacer más proclives a tener que salir a trabajar o hacer sus actividades. Por ejemplo, la carencia de suficientes recursos para transportarse hace que las mujeres salgan muy temprano de sus casas o que lleguen muy tarde a éstas, caminando en calles inseguras en las que se exponen a todo tipo de delitos, que incluyen violencia sexual y feminicida, entre otras situaciones de riesgo que pueden darse mayormente en las zonas más marginadas de la Ciudad de México.

BP: Sé que es una pregunta subjetiva y difícil, pero de la Ciudad de México, ¿cuál ha sido el caso de feminicidio que más te ha trastocado?, ¿qué sentiste?

ML: Sin duda, todos los feminicidios conmocionan por todo el contexto, implicaciones e impacto que tienen, y en una ciudad como la nuestra es cada vez más frecuente. Sin hacer menos los feminicidios que han ocurrido en la Ciudad de México, quisiera hablar de uno que no fue propiamente dentro de la demarcación de esta ciudad, pero sí dentro de su llamada área conurbada, específicamente en uno de los municipios con los que se tiene mayor movilidad, debido a su cercanía. Estoy hablando de Nezahualcóyotl y el feminicidio al que quiero referirme es al de una niña de 5 años encontrada en el Bordo de Xochiaca y que fue muy sonado y conocido en su momento como “Calcetitas Rojas”. Me refiero a este feminicidio, porque me parece muy representativo de la alarmante violencia de género que se está viviendo en la Ciudad de México y su área conurbada, la cual ya ha alcanzado a las niñas, ya que se trata de una menor asesinada, abandonada a su suerte, arrojada como basura en una zona muy marginada. Todo esto nos hace ver el grado de indiferencia que nuestra sociedad tiene en relación a la violencia que viven las niñas y las mujeres todos los días.

BP: Martha Elena, ¿qué mensaje les darías a las familias de las víctimas de feminicidio? 

ML: Es difícil dar un mensaje a las familias de las víctimas, sabiendo que el Estado no ha atendido debidamente estas situaciones ni ha brindado en muchos casos la justicia que corresponde, pero precisamente por ello, me atrevo a pedirles que no dejen de luchar, que gracias a sus esfuerzos es que se ha podido poco a poco visibilizar esta problemática y ejercer presión  para que las autoridades cumplan con su deber. En la medida en que esto sea constante, será más evidente para la sociedad la certeza de que existe un problema grave de violencia de género y, con ello, habrá mejores condiciones para exigir a las autoridades e instituciones, soluciones y resultados.

BP: Gracias por tu mensaje estimada Martha Elena. Ahora vayamos más al terreno mediático, donde hay una fuerte influencia sobre cómo se percibe la inseguridad en la Ciudad de México. En los noticieros tradicionales y en la prensa digital existe una lamentable tendencia a minimizar la inseguridad a la que están expuestas las mujeres en la ciudad, lo que representa un problema al momento de visibilizar acoso sexual, desapariciones, violación o feminicidio. ¿Qué le recomendarías a las y los periodistas de nota roja para abordar tales casos?

ML: Creo que las y los periodistas ante todo son profesionistas que por algo están ejerciendo el trabajo que realizan y apelo a que se conduzcan de manera profesional, y en consecuencia, que el tratamiento de este tipo de estas noticias lo refleje. En primer término, deben tratar, en todo momento, de informar de manera veraz los hechos, pero también deben cuidar la dignidad de la mujer víctima de un determinado delito, evitando caer en clichés, estereotipos o prejuicios sobre el “ser mujer”, a la hora de elaborar su nota o reportaje al respecto. Brindar todos los elementos para que el receptor de la noticia pueda dimensionar la gravedad del hecho sin prejuiciarse por información innecesaria.

BP: Querida Martha Elena, ¿qué papel debería asumir el Instituto de las Mujeres de la Ciudad de México ante a la inseguridad a la que están constantemente expuestas las mujeres? 

ML: Tomando en cuenta que el Instituto de las Mujeres de la Ciudad de México dejará de serlo para convertirse en la Secretaría de la Mujer de la Ciudad de México, creo que hoy más que nunca debe de tener un papel fundamental en el combate a la Violencia de Género, diseñando una verdadera estrategia que contenga políticas públicas eficaces y contundentes que permitan erradicar este problema. Es un gran reto, pero es urgente ponerlo en marcha, ya que va la vida y la integridad de las mujeres de por medio.

BP: Para finalizar, brevemente, ¿qué medidas o protocolos de seguridad recomendarías a las autoridades de tu ciudad?

ML: Como ya lo mencioné, la hoy Secretaría de la Mujer tiene que diseñar una estrategia que contenga políticas públicas eficaces y contundentes que permitan erradicar la violencia de género, estas medidas deberán ser homogeneizadas y aplicadas por todas las autoridades encargadas de atender esta problemática. Asimismo, es urgente que la Ley de Acceso a las Mujeres a una Vida Libre de Violencia realmente se aplique, en todo su contenido, pues en los hechos —sobre todo tratándose de jueces penales o familiares, quienes en primer término se rigen por lo señalado en sus leyes orgánicas y en sus respectivos códigos— no se implementa la ley mencionada y resulta ser letra muerta en perjuicio de las mujeres víctimas. Por último, también deben aplicarse los tratados internacionales sobre la atención a los feminicidios.

Brenda Pichardo (Ciudad de México). Ciencias de la Comunicación, en Facultad de Ciencias Política y Sociales, UNAM. Egresada del Seminario Género, Filosofía y Pensamiento Crítico en 17, Instituto de Estudios Críticos, donde también cursé el Seminario Cine Documental e Historia: confluencias. Renunciando a mi androcentrismo literario. Descubriendo la literatura diversa: otras narrativas, otras voces.

Contacto: brendapich@gmail.com

3 Comentarios Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s