#TintaVioleta: La otra vida de Rosario Castellanos en Los Adioses

Por Brenda Pichardo

“Lo romántico es político”.

—Coral Herrera.

Este filme, dirigido por Natalia Beristáin, está basado en la vida de la escritora mexicana Rosario Castellanos, personificada por la talentosa actriz Karina Gidi (adulta) y Tessa Ía (joven). El eje sobre el cual gira la historia es su vida íntima a lado del filósofo Ricardo Guerra. 

Cuánta conmoción me causó ver ese otro lado de la vida de una escritora que ha sido una de las voces femeninas más destacadas, que perdura con admiración y cariño en mi librero, en mis preferencias literarias. Me encontraba frente a la pantalla con una historia que por más distante en el tiempo más familiar me resultaba. ¿Cuántas décadas habían transcurrido hasta aquel momento en que me hallaba sentada en la sala de cine para que lo que ahí se proyectaba de su vida siguiera teniendo cabida en la cotidianidad de muchas mujeres mexicanas? 

Concuerdo con otras opiniones acerca del filme: la vida de Rosario Castellanos tenía otros varios matices desde los cuáles narrar, su infancia, la relación con su madre, su trayectoria académica, su lucha por los derechos de las mujeres, su carrera periodística, su estancia en Chiapas… Sin embargo, profundizar en aquella intimidad de un amor conflictivo conlleva hacer eco de que en la vida de las mujeres ha imperado una disyuntiva: entre lo que implica el amor en la vida laboral o profesional, entre ser madre o trabajar. Una disyuntiva que no era ajena a la experiencia de la autora y que subvierte en El eterno femenino.

Narrada en dos tiempos, el de su juventud universitaria y su vida adulta, ambas etapas están atravesadas por el conflicto del amor romántico. Sin la intención de hacer spoiler, una de las escenas que más me impresionó fue la que aborda el tema de la maternidad: Ricardo decide que Rosario debe dejar de dar clases para cuidar a su hijo; ante esta imposición Castellanos revienta de ira porque afirma que nadie puede decidir por ella y su trabajo. 

En El eterno femenino, la obra de teatro publicada en 1975, Rosario Castellanos desmitifica la maternidad, vanagloriada por un lado, menospreciada por el otro, texto que hace eco en la película; “Lección de cocina”, un cuento que forma parte del compilado Álbum de familia, también está presente a través de un fragmento que es citado en voz en off mientras Castellanos escribe: “La cocina resplandece de blancura. Es una lástima tener que mancillarla con el uso. Habría que sentarse a contemplarla, a describirla, a cerrar los ojos, a evocarla”, en este cuento detalla un día común en la cocina de una mujer que reflexiona sobre el supuesto talento natural que las mujeres poseen para cocinar, un esencialismo que pone en duda. Esta compaginación entre su vida amorosa, su maternidad y su obra literaria, desde mi perspectiva, resultó favorable para el enfoque que se eligió. 

Si la directora Natalia Beristáin hubiera optado por omitir esta parte de la vida de la escritora para resaltar toda su trayectoria, la narración, según mis escasos criterios cinematográficos, hubiera quedado empañada de un rosa inverosímil. Es decir que toda su vida quizá hubiera parecido una constante labor literaria sin puntos de quiebre, rodeada de felicitaciones, sin revelar que ella vivió machismo en su relación con Ricardo; que como muchas otras mujeres y escritoras, se enfrentó al conflicto que implica la maternidad y lo romántico. Pese a vivir en un matrimonio que la limitaba, eso en ningún sentido significó que ella dejara de escribir. El legado que nos dejó es invaluable. Una delicia sonora el tecleo constante y fluido de ella frente a su máquina de escribir; un sonido que impregnó a la película de la esencia de Rosario Castellanos: la literatura. 

Brenda Pichardo (Ciudad de México). Ciencias de la Comunicación, en Facultad de Ciencias Política y Sociales, UNAM. Egresada del Seminario Género, Filosofía y Pensamiento Crítico en 17, Instituto de Estudios Críticos, donde también cursé el Seminario Cine Documental e Historia: confluencias. Renunciando a mi androcentrismo literario. Descubriendo la literatura diversa: otras narrativas, otras voces.

Contacto: brendapich@gmail.com

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s