Los días luminosos

Por Verónica Cárdenas García

I

El cocodrilo finge que no existes, esboza una sonrisa y se repite mil veces que no importan aquellos días donde las estrellas cuelgan de la azotea. Al fin y al cabo, nada es para siempre; tu nombre dura un suspiro, el mezcal se evapora entre las sábanas y tu cuerpo sólo es un ente que se aparece en noches frías.

II

Él te ignora, sin embargo, te haces presente.  Ataviado en su traje de seriedad, cierra los ojos y te dice a raja tabla que no tiene sentido continuar. Susurra que te quiere, pero en su vida todo está podrido. Lo itera como un mantra hasta que tu imagen se desvanece.

III 

Te desconoce, se recuesta plácidamente en el sofá y descubre que olvidaste a Wittgenstein junto a la cómoda. Le preocupa que su presencia pueda evocarte nuevamente, no obstante, se atreve a leer unas líneas al azar: “De lo que no se puede hablar hay que callar” y repentinamente, un golpe de silencio le selló los labios.

Al fin y al cabo, nada es para siempre…

Verónica Cárdenas García (México, 1987). Licenciada en lingüística por la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM-I). Forma parte de la antología El fulgor de la estrella negra Homenaje a David Bowie, editada por La Tinta del Silencio. Actualmente es locutora de Grooverías; programa de jazz y funk que se transmite por Bizarro FM.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s