8 de marzo: la lucha continúa

Por Brenda Pichardo

Antecedentes

El Día Internacional de la Mujer, surge a principios del siglo XX, para alzar la voz en torno a las demandas de los derechos de las mujeres:

  • El derecho a voto.
  • El derecho a la ocupación de cargos públicos.
  • El derecho a la formación profesional.
  • El derecho al trabajo y a la no discriminación por el mero hecho de ser mujer.

En 1910, Clara Zetkin, luchadora socialista por los derechos de la mujer, propone en la celebración de la II Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas, el Día Internacional de la Mujer Trabajadora (1), aprobado por unanimidad. También se conmemora que más de 140 jóvenes trabajadoras costureras murieron en un incendio ocurrido en la fábrica estadounidense Sirtwoot Cotton, quienes el 8 de marzo de 1908 se declararon en huelga para reclamar un sueldo digno y la reducción de la jornada de trabajo.

Alejandra Kollontai en su texto sobre el Día Internacional de la Mujer, menciona algunos de los artículos dedicados a este día, entre ellos: “¿Qué tienen que ver las amas de casa con la política?” (2), y es algo de lo que hablaré enseguida.

La lucha continúa

Pareciera que después del 8 de marzo de aquella época, podríamos afirmar que la desigualdad ya no existe; sin embargo, pese a tener derecho al voto, a ocupar cargos públicos, a la educación y al trabajo, en algunos países como en México, las condiciones de precariedad laboral de las mujeres todavía es una deuda social e histórica, ya que el trabajo doméstico y de cuidado es realizado por las mujeres en un mayor porcentaje que los hombres. Esto genera un impacto negativo en la posibilidad de estudiar, trabajar y desarrollarse en el entorno profesional y toda actividad fuera del hogar; sin omitir la violencia feminicida, el acoso sexual que implica participar en la esfera pública, confinándonos a un uso del tiempo que no deja espacio para el derecho al descanso cuando las mujeres se dedican al hogar. Incluso, si las mujeres tienen un trabajo remunerado, realizan doble jornada, ya que la mayoría de las veces desempeñan el trabajo doméstico y de cuidado dentro del hogar, es decir, están doblemente precarias; y en el caso de las madres solteras, el estigma y la injuria se añaden.

La jornada laboral considera el derecho al descanso, incluido en la Ley Federal del Trabajo, en el artículo 69:

Por cada seis días de trabajo disfrutará el trabajador de un día de descanso, por lo menos, con goce de salario íntegro.

Y que, en caso de laborar en días de descanso, el artículo 71 indica que:

En los reglamentos de esta Ley se procurará que el día de descanso semanal sea el domingo”, y se añade “Los trabajadores que presten servicio en día domingo tendrán derecho a una prima adicional de un veinticinco por ciento, por lo menos, sobre el salario de los días ordinarios de trabajo.

Katny Artista plástica, ilustradora / Instragram

Ahora debemos preguntarnos si las mujeres que, además de ser trabajadoras asalariadas, gozan el descanso del día domingo: injustamente no tienen derecho al descanso, ya que el trabajo doméstico y de cuidados —cocinar, lavar, planchar, limpiar, cuidar a cada integrante de la familia, administrar el hogar— no es remunerado; estas actividades imprescindibles para la sostenibilidad del hogar y de sus integrantes, demandan un tiempo impostergable. Según el INEGI, el valor del Trabajo No Remunerado de los hogares, respecto al PIB nacional, es del 24.2%.

Valor económico de las labores domésticas y de cuidados no remunerados.

Porcentaje y millones de pesos

Fuente: INEGI

Que muchas mujeres no puedan hacer paro el #8M, comprueba lo imprescindible que son las labores de cuidado, que no pueden suspenderlas con tanta facilidad.

Total del trabajo no remunerado de los hogares respecto del PIB

Fuente: INEGI

La filósofa Simone de Beauvoir en su libro El segundo sexo, analizó la esclavitud del trabajo doméstico que vivieron las mujeres de su época y que actualmente continúa:

En primer lugar, las cargas del matrimonio siguen siendo mucho más pesadas para la mujer que para el hombre (…) El cuidado de los niños y el mantenimiento del hogar son todavía soportados casi exclusivamente por la mujer (…) Resulta de ello que la mujer puede conciliar más difícilmente que el hombre su vida familiar y su papel de trabajadora. En el caso de que la sociedad le exija ese esfuerzo, su existencia es mucho más penosa que la de su esposo (1949, p. 67).

Las actitudes y comportamientos machistas relacionados con las tareas domésticas y de cuidado que no dejan tiempo para el derecho al descanso, continúan siendo una preocupación del feminismo, pues nos ponen en condiciones de precariedad dentro de la economía capitalista que invisibiliza el trabajo no remunerado en el hogar, el cual sigue sin abordarse plenamente en los debates públicos de la política.

Los cuestionamientos al respecto continúan en pleno siglo XXI, y este 8 de marzo, a más de cien años del primer día de la mujer, no será la excepción.

Ilustración de Artivismo Feminista/ por @Ama1iaT

Fuentes:

  1. El Día Internacional de la Mujer
  2. Ibídem.

 –El segundo sexo, Simone de Beauvoir.

– Instituto Nacional de Estadística Geografía e Informática (INEGI).

-Ley Federal del Trabajo.

Brenda Pichardo (Ciudad de México). Ciencias de la Comunicación, en Facultad de Ciencias Política y Sociales, UNAM. Egresada del Seminario Género, Filosofía y Pensamiento Crítico en 17, Instituto de Estudios Críticos, donde también cursé el Seminario Cine Documental e Historia: confluencias. Renunciando a mi androcentrismo literario. Descubriendo la literatura diversa: otras narrativas, otras voces. / Contacto: brendapich@gmail.com

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s