Humor Kahlo

Frida Kahlo – “Las dos Fridas” (1939, óleo sobre lienzo, 173 x 173 cm, Museo de Arte Moderno, Ciudad de México).

Por Brenda Pichardo

¿Cuántas veces hemos escuchado: “una dama no habla así” y frases similares cuando una mujer se expresa de manera “no tan femenina”? En Las cartas de Frida, ópera de toilette, la compositora Marcela Rodríguez nos muestra un lado poco conocido de Frida Kahlo, que nos revela a través de las cartas y anotaciones del diario personal de la pintora mexicana: lenguaje cargado de un humor fresco y honesto, sin tapujos y poco convencional para una mujer de su época.

Las cartas de Frida fueron descubiertas en el baño de la Casa Azul en Coyoacán, que fue su hogar desde la infancia. Un tesoro para Marcela, quien realizó la adaptación para la puesta en escena con una soprano, Catalina Pereda, y su alter ego, la actriz Jesusa Rodríguez. La obra también cuenta con la participación de los actores Alejandro Camacho M. y Carlos Brown, quienes interpretan a los personajes oníricos que Frida evoca mientras escribe sus cartas.

El sonido de las teclas, la proyección de fondo de sus cartas, y la escenografía de papel que cruje a cada momento con el contacto, nos acercan hacia aquella Frida que en la soledad, además de pintar, escribía en su baño, a veces, durante la ducha.

Las once escenas se desarrollan en la intimidad del baño, en ellas reflexiona sobre el dolor, el arte y el surrealismo; expresa sus ideas políticas, y también resalta su admiración por Diego. La soprano Catalina Pereda interpreta a la Frida convaleciente que comparte el relato de su accidente, las reflexiones sobre el dolor físico y su relación con Diego. En tanto que Jesusa Rodríguez nos revela a una Frida contundente y humorística con sus críticas a la creación artística al opinar sobre las pinturas de Picasso, Dalí, y sus relaciones con los artistas André Breton y Marcel Duchamp durante su estadía en la exposición que ella tuvo en París.

Un recorrido humorístico por los pasajes desconocidos de la vida de Frida Kahlo, invitándonos a pensar el dolor y las formas en las que ella pudo expresarlo: la pintura. En una de sus cartas comparte el autoanálisis de uno de sus cuadros más reconocidos: “Las dos Fridas”, que como la mayoría de sus obras, simboliza lo que estaba viviendo en ese momento. Para ella esa pintura representa la soledad; aunque podría significar una soledad en la que la única compañía auténtica es la propia.

La obra estará el Teatro del Centro Cultural Helénico hasta el 18 de marzo y se presentará los martes y miércoles a las 20:30 hrs.

Brenda Pichardo (Ciudad de México). Ciencias de la Comunicación, en Facultad de Ciencias Política y Sociales, UNAM. Egresada del Seminario Género, Filosofía y Pensamiento Crítico en 17, Instituto de Estudios Críticos, donde también cursé el Seminario Cine Documental e Historia: confluencias. Renunciando a mi androcentrismo literario. Descubriendo la literatura diversa: otras narrativas, otras voces. Contacto: brendapich@gmail.com

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s