El parque

Por David Cacho

Temblaba el horizonte

cuando vi aquel lucero de estertor,

cuando la cálida banca

se había vuelto una roca pálida,

cuando mi piel se henchía

de zumo de paredes.

 

Los niños jugaban aquel día,

treinta y uno de octubre, un parque inmenso,

algunos poetas nacían

en el anonimato de un cuaderno.

 

Temblaba el horizonte

pero también morían personas

de forma absurda.

 

El caballo era caballo,

la manzana, manzana,

basta con caminar unos kilómetros

para que cada cosa

pueda salir del mismo abismo.

 

El caballo se hizo abono,

la manzana se hizo abono,

lo muerto es el abono de lo vivo.

 

He derramado una gota de agua en mi camisa,

ahora mi camisa está mojada,

un cuerpo es la suma de cada gota de agua.

 

Escucho cantar a los pájaros

creo que son trompetas o solamente pájaros,

cuando estoy solo

y el tiempo empieza a deleitarme

es cuando los pájaros son una orquesta.

 

Así fue mi mundo contigo:

una flor incandescente,

el delirio o la templanza.

*Texto extraído de Caminar el horizonte, el más reciente poemario del autor. 

David Cacho (2000). Estudia el bachillerato, escribe poesía y cuento. Ganador de la décima entrega del certamen “Concurso Infantil y Juvenil de Cuento” organizado por el IEDF. Miembro del taller “poesía en la cornisa” organizado por Proyecto Literal e impartido por Manuel de J. Jiménez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s