Puertas que abrir 

Por David Cacho

Puertas que abrir ante la demora,

relojes que escuchar ante el aburrimiento,

el tiempo como un suelo fisurado

y tantos pasos sin saber dónde nos buscan

o quiénes nos esperan con las manos ansiosas.

 

Los pájaros gorjean por la semilla,

los hombres sufren por la distancia de uno a otro

y tantos pasos sin saber dónde nos buscan

o quiénes nos esperan con el corazón bajo los ojos.

 

Puertas que abrir ante tu vida,

una nueva vez el alma

sobre el mismo precipicio.

 

Puertas que abrir en este mar de roca,

tu cuerpo cercano a mi lúgubre regazo,

todos los que te amamos miramos hacia afuera

pero estas calles no tienen puentes

y tú, has vivido –al parecer– todo este tiempo,

en las cosas, en lo roto,

en la medida de los cuerpos.

 

Detrás de tu perchero

colgué mi piel como mil aretes luminosos,

ojalá me alcanzara el delirio

para vivir contigo la utopía.

 

Puertas que abrir ante el sol que se levanta,

hay pájaros trinando alrededor,

volteo, casi amanece,

sigue latente nuestro pacto,

nuestras manos no se estrechan,

caigo en los mismos agujeros,

las puertas son la ocasión

en la que uno se toca o se derrumba.

*Texto extraído de Caminar el horizonte, el más reciente poemario del autor. 

David Cacho (2000). Estudia el bachillerato, escribe poesía y cuento. Ganador de la décima entrega del certamen “Concurso Infantil y Juvenil de Cuento” organizado por el IEDF. Miembro del taller “poesía en la cornisa” organizado por Proyecto Literal e impartido por Manuel de J. Jiménez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s