Duelos épicos

el

Por Daniel Silva

Desde el martes 16 de enero, teatro La Capilla trae un breve ciclo de obras provenientes de cuatro estados de la república: Hidalgo, Jalisco, Veracruz y Chihuahua conforman este mosaico cuyo objeto es presentar diversas perspectivas dramáticas y temáticas sin restringirse por ello a una trama regionalista o distintiva de cada estado.

Chihuahua es representada por El Kame Hame Ha, traída gracias a la compañía 1939 Teatro Norte de Ciudad Juárez. Con texto de Jaime Chabaud, este espectáculo unipersonal es dirigido por Abraxas Trías y Christian Valenzuela y actuado por este último. Basado en el caso de Edgar N, “el Ponchis” ―un niño sicario detenido en Cuernavaca hace poco más de siete años―, El Kame Hame Ha relata la historia de Benito, un joven de catorce años que, al tener sus minutos contados ―quince, cual si se tratara de un fenómeno viral en internet―, relata su vida: desde una niñez con la ausencia materna y un padre débil y autoritario, hasta sus crímenes cuya intensidad va en aumento, los cuales le provocan dolor, miedo, mas no arrepentimiento, pues cada uno de ellos le ha forjado una fama tal que lo ha encumbrado en el medio del hampa norteña.

La obra, contrario al mundo que retratada, no pretende caricaturizar al niño narco como en las series televisivas ―cadenas, esclavas de oro, ropa de marca, metralleta y una botella de Buchanans. Para introducirse en la piel de Benito, a Christian Valenzuela le bastan un pants rojo y una camiseta blanca. Esta última prenda será el sinónimo, no de sangre ―de esto se encarga una minuciosa coreografía de arte marcial y la iluminación, ambos muy bien coordinados con el texto―, pero sí el sudor y las lágrimas cuyo resultado es un titular (o varios) de periódico que serán el incentivo de Benito, pues cada proeza es un duelo épico, duelos como los que ha visto en su caricatura favorita: Dragon Ball Z. Él es Goku y sus víctimas son Freezer. El encierro no es un límite para Benito, pues conforme va narrando su historia, no exige compasión, jamás se achica y lo demuestra al intimidar con su mirada al espectador y le insiste que no hay ningún arrepentimiento y que está dispuesto a pagar toda la sangre que ha derramado.

El Kame Hame Ha no pretende sumarse al inventario de apologías del narcotráfico, pues a nuestro protagonista no lo rodea el lujo, sino las rejas; no hay corridos que narren hazañas y sí letras de hip hop alternadas con un narrador que repasa el trayecto de Benito sin por ello atreverse a juzgarlo; no hay cantinas y sí luces que reflejan las tonalidades, no sólo de Benito, sino de todos los personajes que lo han marcado: su primer muerto, el policía sobornable… golpes y recuerdos y la iluminación cuyos matices representan fielmente los claroscuros y la sanguinolenta vida de ese personaje que actúa guiado por una vida donde el futuro se ha borrado y el presente obliga a la supervivencia del más fuerte. Estamos, pues, no ante una obra más del norte. La obra de Chabaud es una novela de iniciación sin moraleja y sí con mucho dolor por un tema que aún amenaza con ganar terreno: el narcotráfico como única vía de supervivencia para la juventud.

El Kame Hame Ha presenta sus tres últimas funciones en la Sala Novo del Teatro La Capilla en Coyoacán los días miércoles (20 horas), viernes (20:30) y domingo (18 hrs).

Daniel Silva B. (México, DF., 1989). Egresado de la licenciatura en Creación Literaria del Centro de Cultura Casa Lamm. Amante de la buena prosa, enemigo a morir de todas las películas de Marvel y amante de los buenos melodramas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s