Amor=Humor

Por Daniel Silva

En algún instante de la vida nos hemos confrontado con la pregunta más compleja, enigmática, poco maleable: ¿Qué es el amor? El sólo pensar en una respuesta inmediata nos mete en el riesgo de caer en simplezas o corazones de San Valentín o, por el contrario, en el dolor atizado por un otrora amado y ahora enemigo.

Olvidamos, en situaciones así, que para obtener una respuesta si no certera, cuando menos gratificante, el amor puede satirizarse. Basta con acercarse a un espectáculo clown que intenta ofrecernos un concepto del amor un tanto restringido, mas no por ello desdeñable. Gracias a un trío de actores ─Adriana Montes de Oca, Randú Ramírez y Marcos Radosh─ bajo el mando de Paloma Mozo en la dirección, Puro amor nos muestra este sentimiento a través de quince personajes y cinco sketches ambientados en escenarios familiares, mas no en lugares comunes vinculados con la Cursilería (sí, con mayúscula), nota discordante y muchas veces asociada al enamoramiento.

No piense el espectador que estará frente a una trama casi austeniana. Así como los actores se transforman durante la obra, el amor abarca, a su vez, facetas varias que van de lo laboral (dos empleados que se disputan un empleo soñado en una empresa de suma importancia), lo filial  (la dupla madre-hijo donde ninguno de ambos sabe bien quién depende de quién), la lucha por causas sociales (puestas en combate en un ring de box) e incluso en la frivolidad del espectáculo (un show frustrado por la presencia de una ex pareja entre el público). A forma de intermedio, cada actor (o personaje, nunca lo sabremos) aprovecha a sus oyentes y confiesa su sentir sobre amores perdidos, frustrados y, por qué no, sobre un amor imprescindible: el Amor por Uno Mismo.

Durante sesenta minutos, el público asiste a la intimidad de un biombo que tiene a resguardo un pequeño distintivo ─llámese corbata, estola o guantes de boxeo─ que contiene un alma, un personaje (¿estereotipos vigentes?), caracterizado sin necesidad de arrolladores atavíos. No obstante, uno o dos sketches exigen un personaje incidental que sólo puede estar inmerso entre el público; así pues, el espectador se involucra, como en una relación, sin buscarlo ni presentirlo.

A este hilarante coctel de diálogos ─humor negro en su justa medida─ cuyo propósito se refleja en infinitas carcajadas, la obra asume su carácter popular, y por ello es vital inyectarle un fondo musical donde la festividad y la tristeza convergen en temas que abarca desde el pop de Tina Turner y Luz Casal hasta una cumbia o una ranchera, géneros casi siempre dolorosos y catárticos a la vez.

Este breve y sustancioso compendio titulado Puro amor, escrita por el  colectivo La Rosa Teatro, ofrecerá sus últimas dos funciones los lunes 18 y 25 de este mes en el Foro Shakespeare (Zamora 7, Condesa) a las 8:45 de la noche, pues si un buen conflicto personal o laboral comienza en lunes, ¿por qué no resolver un pendiente más a través de la risa? Eso sí: no hay garantía de una respuesta científica que resuelva nuestra cuestión inicial: ¿qué es el amor?

Daniel Silva B. (México, DF., 1989). Egresado de la licenciatura en Creación Literaria del Centro de Cultura Casa Lamm. Amante de la buena prosa, enemigo a morir de todas las películas de Marvel y amante de los buenos melodramas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s