Alianza

el

Por David Cacho

*No fue hace mucho tiempo; no hablaré aún.

No fue hace mucho tiempo

cuando los perros colgaron el músculo

temiendo su sombra,

no fue la sombra sino la carne, no fue la carne o la comisura;

el mundo es una esquirla de agua ungida en agua,

no fue hace mucho el agua mi nombre

ni la noche fueron los aullidos rotos, los espejos degradados

no desgarraron la lisura; todo es agua sujeta al polvo.

 

Por horas miré los cerezos

esparcidos por el brío de la distancia,

esperé a que una tarde

vinieras con los puños de ámbar

y dejaras que el niño que soy

recorriera una figura hirsuta

o una luz dibujada desde la antorcha.

 

No fue para bien lo indeleble:

hay manchas de hollín en el labio póstumo,

liquen filtrado en una arteria de sol.

Nuestras velas sepultaron lo invisible,

fue deber de la mano estar desnudos;  no huyó la comisura,

todo es íntimo donde nunca habitamos

para quien mira al polvo deshacerse;

todo es polvo sujeto al polvo.

 

Sara tejió un ramillete de espinas,

quemados los pergaminos

no quedó el invierno ni la natividad.

No redimí laceraciones,

dejé las cicatrices para los próximos ayunos,

la voz dejé tatuada, la providencia dejé;

la música no fue hace mucho, el grito se fundó

en pos de los platos vacíos;

la música dejó la semilla labrada en la semilla

y al porvenir del árbol se le negó el Sol

para nacer una vez extinta el hambre;

no hay polvo llegado el tiempo

ni ruina desecha el ánima.

 

** Inmaculadas visiones prenden

en las vértebras solares, una imagen babélica

es una Torre esculpiendo un cuerpo.

 

Las brasas carcomen la carne,

una extremidad explica cada parte de un grano,

no hay grano de luz en la tempestad

pero sí aniversario

para las tumbas abiertas.

 

Nada, ningún rastro, ningún muro

es parte de las ruinas de ayer, la brasas arden

después del pentagrama, el pan y el vino

no son la única imagen divina.

 

América no era inventada,

todos los barcos esperaban su lluvia;

habrá que esperar la noche

e imaginar nuestro jardín.

 

***Has llegado con el andamiaje

de los pájaros en ti, estrellas

rodando como fútiles ventiscas,

llegado aún no has conseguido explicar

la flor por su tallo de flor

la luz por su rayo de éter,

el mar por su filtro de abismo el mar por su filtro de luz

nada para ti significa mi sangre

y yo tan anejo a las raíces matinales

hiendo mis poros en las ventanas

para hallar en el alba la revelación.

Han pasado setenta años:

las señales de humo

         vuelven como llamaradas

para dejar inerte la tierra

a la que otros vendrán

a morir.

alianza

David Cacho (2000)Estudia el bachillerato, escribe poesía y cuento. Ganador de la décima entrega del certamen “Concurso Infantil y Juvenil de Cuento” organizado por el IEDF. Miembro del taller “poesía en la cornisa” organizado por Proyecto Literal e impartido por Manuel de J. Jiménez.  

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s