Pesadilla

Por Gibrán Castillo Ordoñez

 

En mi sueño otra vez reviviste.

No sé quién te permitió, mi Lázaro

nocturno, entrar en este paraje,

ser absolutamente tú o acaso tu recuerdo

de la tierra y del azoro surgido,

un recuerdo que me observa

oculto bajo aguas australes.

 

Nocturno Lázaro, ya es la hora:

Mantente ahí, permanece inmóvil.

Nocturno Lázaro, guarda tus palabras,

tu salino lamento, tu súplica estéril.

 

Una maldición escribo en el techo,

una estrella que jamás te deje descansar,

un agresivo astro que te atormente,

una brújula insomne que te indique

la ruta, el método infalible

para desaparecer de esta faz,

de éste, mi nebuloso imperio.  

pesadilla-luis-perdigao

Gibran Castillo Ordoñez (Ciudad de México, 1996). Estudiante de la licenciatura en Historia. Ha colaborado en la revista Vivir en Tlatelolco, así como en el Boletín de la ENAH y en las revistas electrónicas: MIST y L’arc du temps.

Correo electrónico: gibrancastilloor@hotmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s