El beso y la caguama

Por Emmanuelle Bravo

Después de una caguama

tu lengua destempla la oscuridad del ojo ciego.

Látigos de saliva fluyen libremente

en los linderos sedientos de tu amado.

Los pétalos de los labios negros

tienen, definitivamente, mejor sabor

después de una caguama.

El sabor acre eriza tu piel unos segundos

pero el amado te endulza el tacto ciego.

 

Cabalgas con urgencia en la arbolada

hasta que gélidos campanarios gimen.

 

—Novio, novio mío:

vine a profanar la hiel de tu simiente.

—Silencio.

Un ciego está rezando un padre nuestro.

 

Una caguama

facilita la noche de la espera,

anuda lujuria a la punta de la lengua

y aviva brasas a cuatro hombros

convirtiendo aletargados párpados en cómplices.

adfaeuotl_q-christopher-sardegna
Emmanuelle Bravo (Ciudad de México , 1984). Ha trabajado 8 años en el oficio de librero. Ha tomado talleres de poesía con María Cruz, Jaime Augusto Shelley, Raquel Olvera, Pedro Pablo Martínez y Margarita Vázquez Días. Actualmente radica en Morelia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s