Conspiración contra la memoria

Por Oscar Santiago Gutiérrez Espinosa

Ya nada fue igual dentro de cuatro meses.

Ahora que nos veíamos a diario

el deseo ya no abre sus alas de  

                      polilla desflorada

y esta orquídea que hay en tus entrañas

ya no muere  deshojada

al pulso de la lluvia ácida.

Ya no escuece en mis oídos este puño de avispas

enloquecidas por una gota de tu miel.

Se cayó el puente que cruzaba la memoria

y está muda con palabras de azogue ya no calla nada

a los cuatro vientos.

Ahora Mírame al espejo,

No digas nada, sólo mira la muesca

                                                         demíparati

en la oquedad de mis palabras                       

Encontrarás la urna funeraria que guarda mis huesos

      roídos por  gusanos

                        yertos de hambre y  sed.

Habrá un corazón marchito

y  un alma agazapada en su vientre macilento

que respira a podrido,

y un listón violáceo para atar mis ojos.

Que a diario pierden la cabeza por ti.

hojassecasbanca

Oscar Santiago Gutiérrez Espinosa. Estudió Letras y Literatura hispanoamericanas en la Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Iztapalapa. Actualmente se desempeña como escultor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s