“Hoy no hay lluvia, sólo hay hielo”

Por Daniel Silva B.

Es por demás conocida la historia del padre que salió a buscar cigarrillos y nunca volvió. Una historia que termina en conformismo.

Si alteramos este “mito”, si en lugar del padre colocamos a una chica que salió en busca de queso para una noche de pizza con sus amigos y, por ende, no regresa, todo cambia. Aquí no hay un hijo resentido, pero sí tres amigos que ven en la ausencia  de la novia o la amiga un destino cuya brújula pierde su dirección.

Abismo, obra de María Milisavljevíc ―autora alemana de origen serbio―, se presenta por primera vez en México, un país donde la pérdida del ser querido se ha vuelto una constante que provoca, más que paranoia, la evocación de recuerdos, historias e indagaciones que impulsan la huida ―o el secuestro― de esa persona.

En este caso se habla de Karla, un ente cuya seña particular sobre el escenario es un par de botas rosadas con tres corazones grabados y una bolsa amarilla con una “leyenda infame”. A lo largo de un mes, Vlado, Sofía y Yo ―quien narra la mayor parte de la historia― comienzan las pesquisas que los ayudarán a encontrar a su amiga, sin saber que tendrán que toparse irremisiblemente con sus recuerdos, una herramienta eficaz durante su viaje hacia los infiernos.

A lo largo de una hora y media, Abismo conjuga los elementos del drama psicológico con una ruptura lineal que el espectador, como los personajes, debe reconstruir cual detective para ayudar en su inconsciente al hallazgo de la chica perdida. Pero “los thrillers no tienen olor”, como diría Yo (Mónica Huarte), y cuando el entusiasmo se alimenta de certeza, las esperanzas se quiebran y ceden una nueva pista que contradice a la anterior, todo con tal de embrollar más al novio, a la amiga, a la hermana, y sumirse otra vez en la desesperación e impotencia.

Las metáforas de Abismo son la mejor arma de toda la obra. Porque, así como las pistas, elementos tan dispares y complementarios a la vez como el agua y el fuego cambian sus roles. Así pues, el agua perturba mientras que el fuego trae la calma ante la tempestad. Metáforas conjugadas en la iluminación y el lenguaje de la obra, que influyen en la introspección de cada protagonista: desde la más ingenua niñez hasta la adultez y su complejidad en las emociones humanas, sobre todo del amor que no permite dos, sino tres personas.  

Mónica Huarte, Antonio Vega y Marianna Burelli comulgan en el escenario y congenian, lo mismo que se repelen, conforme transcurre la historia. Los personajes ―cada actor representa, al menos, tres en la obra― son seres que no sólo representan valores o personalidades complejas, sino identidades mezcladas, “híbridos” sin nación, que los orilla a buscar una identidad.

La dirección de Ana Graham balancea los géneros como si de un juego de malabares se tratara. Quien busque un melodrama que se entrega a la lágrima fácil o un thriller policiaco donde el bien triunfa sobre el mal ha caído en el lugar incorrecto. Si el espectador inseguro quiere comulgar con personajes freaks, y cuyas preguntas se adentran en la más compleja humanidad, sin duda esta obra no le dejará satisfecho, pero tampoco inmune.

Abismo, producción de la compañía “Por Piedad” se presenta en el Teatro Helénico hasta el 6 de noviembre.

Abismo de María Milisavljevíc, dirección de Ana Graham.
Abismo de María Milisavljevíc, dirección de Ana Graham.

Daniel Silva B. (México, DF., 1989). Egresado de la licenciatura en Creación Literaria del Centro de Cultura Casa Lamm. Amante de la buena prosa, enemigo a morir de todas las películas de Marvel y amante de los buenos melodramas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s