The Get Down: entre la tornamesa y el vogue

Por Majo Ramírez

La serie The Get Down fue creada por el director de cine Baz Luhrmann (The Great Gatsby, Moulin Rouge!, Romeo + Juliet) y los seis episodios iniciales de la primera temporada están disponibles en Netflix desde el 12 de agosto.

El programa está ambientado en Nueva York, específicamente en el sur del Bronx, a finales de la década de los 70. Seis adolescentes afroamericanos, algunos con raíces puertorriqueñas, se embarcan en una aventura en el mundo de la música. Mientras Mylene sueña con ser la próxima Donna Summer, Ezequiel, Shaolin Fantastic y el resto de los Get Down Brothers (Dizzee, Boo-Boo y Ra-Ra) se dedican a crear música nueva a partir del get down.

¿Qué es el get down? La parte de una canción disco en la que no cantan: pueden ser diez segundos de un solo de batería. La base para que el MC pueda rapear a gusto.

La serie rinde homenaje a un sector marginado (entre las ruinas, se encuentra esperanza), a la par, apenas toca la historia de la Gran Manzana en 1977: incendios provocados que destruyeron hogares, violencia creada por pandillas, destinos truncados en la pobreza y el desempleo. Sin embargo, la atención se centra en cómo un grupo de jóvenes construye su propio destino mientras sortea obstáculos: encuentros con la mafia, tiroteos, padres encolerizados, la traición y las drogas.

Todos sabemos que lo principal en la serie es la música, sin embargo también se muestra cómo la comunidad LGBT la impulsó. Es interesante cómo se maneja el tema de la homosexualidad. Dentro del programa, la mayor parte de los DJ’s son gay; ellos deciden qué canción, grupo o cantante vale la pena escuchar. De alguna manera, también se le rinde homenaje a ciertos representantes de la música disco, por ejemplo a Larry Levan y Nicky Siano.  

¿Cómo es ser negro y gay en un ambiente hostil? Esto no se presenta como un problema, sino como panorama de posibilidades. Dizzee, miembro de los Get Down Brothers y grafitero, encuentra un mundo desconocido gracias a un nuevo amigo, Thor. Es en una fiesta de ambiente donde podrá obtener experiencias que probablemente nunca imaginó. Entre el vogue y el descubrimiento de unos seres libres, el personaje queda impresionado con todo lo que ve. Quizá gracias a lo que lo rodea, o tal vez debido al éxtasis, se dispone a besar a Thor, pero esto no sucede. Con “Telepathy”, en voz de Christina Aguilera, de fondo, se desatan las pasiones, aunque no llega a ser suficiente para que ambos den el salto. ¿Qué sigue para Thor y Dizzee en los siguientes capítulos de esta primer temporada? ¿Será que la canción “Set Me Free” —el sencillo que catapultará a Mylene al final de esta escena nos ofrece una pista? “Libérame, tienes las llaves, ven a rescatarme”.

Sería genial ver dentro de la serie a un MC salir del clóset, quizá motivaría a que algunos raperos hicieran lo mismo actualmente, o que otros dejaran la homofobia de lado.

Por lo pronto, disfruten de la escena del beso que nunca ocurrió.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s