Los labios del rey

Por Emmanuelle Brío

Se desdoblan mis ojos

en la tierra pigmentada

de Aguas Blancas.

Crepitan cuerpos.

Balas, como astros

obedeciendo al sol, divino rey,

ascienden y estallan

en la profundidad de las cabezas;

su vuelo dobla, desdobla y redobla las campanas.

Llueven sobre el pasto

(rojas jugosas indiscretas)

granadas-ciruelas machacadas,

su perfume base pólvora

se desliza entre los cuerpos.

A estos hombres les mutilaron el lenguaje.

Las armas se hilvanan a los cuerpos de los indios

para SEGURIDAD del Rey,

del puto Rey.

Esas serpientes lo buscaron— proclama el mandamás.

La policía decora con armas los cuerpos

como si fueran las armas cempaxúchitl.

Nadie se cuestionará las flores

que fueron reemplazadas esa tarde.

Es 1995. Los labios del Rey son los labios de la muerte.

El rey gira los labios a la parca

y ordena:

bésalos, amada, bésalos.

Foto: Pepe Flores. Tomada de Wikimedia commons.
Foto: Pepe Flores. Tomada de Wikimedia Commons.

Emmanuelle Brío (Ciudad de México, 1984). Ha trabajado 8 años en el oficio de librero. Ha tomado talleres de poesía con María Cruz, Jaime Augusto Shelley, Raquel Olvera y Margarita Vázquez Díaz. Actualmente radica en Morelia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s