La (anti)fábula de Bojack Horseman

Por Marcial Chapops

Hay animalidad en el alma,

y el cuerpo tiene momentos de espiritualidad.

Oscar Wilde

Bojack Horseman es una serie de dibujos animados ambientada en los retazos de las eras modernas. El personaje principal, que le da nombre al programa, es un actor de sit-com cuya época de gloria fue la década de los noventa. Las tres temporadas que lleva la serie muestran cómo, fuera de la maraña de referencias culturales contemporáneas, Bojack y su fauna satirizan la sociedad indolente, acaso vintage, que habita el siglo en curso.

Al terminar un capítulo de Bojack Horseman las preguntas empiezan: ¿Qué es lo que se quiere en verdad de la vida? ¿La amistad es tan frágil como un hilo de baba? ¿La fama es importante? ¿El destino se controla como a una enfermedad venérea?  ¿El amor, la pareja, el matrimonio y el libertinaje son medidas o etiquetas de un artículo de moda?

Uno nunca deja de preguntarse quién es Bojack Horseman. Tal vez no es suficiente responder que se trata del más común de los amargados, que  pasa su vida terrenal contraponiendo los viejos tiempos de fama con el presente, en el que sóloposterga planes, alcoholizado, drogado y fuera de sí. Compadeciente de sí mismo, víctima de la sociedad e incomprendido por las nuevas generaciones, se reviste de una falsa superioridad.

Conforme los altibajos de la serie transcurren la fama del caballo-hombre suele reactivarse esporádicamente. En los momentos en que vuelve al plano de los reflectores, los remordimientos de cometer y pagar por los mismos errores, lo tienen en jaque frente a sus sueños. La trama le impide ir hacia delante, madurar, alcanzar una lejana felicidad ―lo que sea que dicha palabra quiera decir―. Episodio tras episodio ni los personajes, ni el espectador, salen ilesos. Los monólogos al final de cada show no moralizan, a diferencia de aquellas narraciones de Esopo, La Fontaine o Samaniego, más bien retratan las preocupaciones vitales del hombre de hoy: La soledad y la angustia constante, pero ante todo la necesidad de ser alguien único, especial.

El pasado 22 de julio se estrenó la tercera temporada. Bojack Horseman mantiene la calidad desde el primer episodio; inteligente, crudamente real. Pero ya no basta ser tan veloz como un equino para alcanzar la vida, ni un hombre lo suficientemente listo para frenarla.

Aquí el trailer de la tercer temporada:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s