Antígona

Antígona
Cartel Antígona, adaptación de David Gaitán

Por Ana Laura Coronado Chiw

Antígona, de David Gaitán ―adaptación que parte del original de Sófocles―, es una clara muestra de cómo los cuestionamientos humanos, políticos y de credo que existían en el 440 a.C.; aún están vigentes.

La traslación que el dramaturgo hace de la tragedia griega a nuestros días dota de complejidad no sólo a la anécdota que se representa, sino también a los personajes que, en su adaptación, resultan esféricos; pues no son ni el típico villano acartonado, adusto y sobrio, ni la rígida imagen de víctima solemne y pura. Conserva, sí, al Creonte megalómano y a la Antígona rebelde a quienes diera a luz el poeta colono. Ahora rediseñados como seres más integrales, es decir, ni completamente malos, ni enteramente buenos en sus respectivas posturas.

El conflicto en disputa nace del decreto legal en el que Creonte prohíbe enterrar el cadáver de Polinicies, hermano de Antígona e Ismene. La Antígona gaitaniana desafía no sólo el mandato al desobedecer la orden real, sino que también cuestiona el empoderamiento del gobernante, apelando el derecho divino sobre el dictamen del rey.

Hay, además en la puesta (o al menos así se percibe), una intención de ejercicio crítico cuando, en el fluir de la obra, se pone a prueba la reacción del público. El debate ético expuesto y la interacción a que invitan las resoluciones escénicas orillan al espectador a involucrarse con la disyuntiva que enfrentan los tebanos, una suerte de espejo atemporal que orbita del presente al pasado y del pasado al futuro para tocar a nuestra sociedad en un tono tragicómico.

El hecho de que al analista de teatro le parezca un drama actual, se debe a la forma en que encarna el tema como una desobediencia civil ante equis o ye problema, no como un melodrama de fácil digestión. ¿Un crimen de Estado? ¿Restos de familiares a los que no se les da una resolución? ¿Abuso de poder o consecuencias de respaldar determinado gobierno? ¿Son tópicos que nos resultan conocidos? ¿Conciencia de que el tebano como el mexicano engendra a sus líderes o es víctima de ellos? Estas son algunas de las interrogantes que surgen después de presenciar la función. No se pierdan esta inteligente propuesta que estará aún hasta el 29 de Mayo.

Teatro Juan Ruiz de Alarcón, Centro Cultural Universitario, Insurgentes Sur, número 3000. Ciudad Universitaria. Jueves y viernes a las 20:00 horas, sábados a las 19:00 y domingos a las 18:00 horas. Admisión 150 pesos. Jueves: 30 pesos. Se sugiere llegar con media hora de anticipación.

Ana Laura Coronado Chiw (Ciudad de México, 1978). Egresada de la Escuela de Escritores de la SOGEM. Ha participado con poemas en las revistas Tílde y BalabardOs. Colaboró en dos ocasiones en Radio Sogem dentro del Programa “Los hijos locos”. Ganó el primer lugar en el XVIII Concurso Internacional de Cuento Navideño, Súbito, Breve y Electrónico. Email: anacoronadochiw@hotmail.es

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s