La obligación de prostituirse. Las elegidas

Por Manuel Hernández Samperio

La temática de la trata de blancas, muy mencionada en México, pero pocas veces abordada y mucho menos atacada por las autoridades, es el punto central de Las Elegidas, segundo largometraje de David Pablos.

La historia situada en Tijuana se centra en dos personajes que tienen una relación sentimental: Ulises y Sofía. Ella no se imagina que la familia de él se dedica a prostituir jóvenes; él no se imagina que su novia terminará sirviendo en el negocio familiar. Lo que motivará el punto climático será un acuerdo que él logra hacer con su padre, según el cual tendrá que sacrificar algunas cosas para rescatar a Sofía. Así, el espectador se adentrará en ese mundo y se encontrará con una especie de “manual” para conquistar mujeres y hacer que lo necesiten.

Con un uso de la cámara que marca un ritmo pausado, Pablos va contando una historia que por su naturaleza puede resultar desgarradora, sin embargo, gracias a los recursos que utiliza, se vuelve más digerible. Contrario a lo que podría esperarse, la decisión de no (o casi no) mostrar escenas de sexo parece bastante acertada, tomando en cuenta que el personaje tiene sólo catorce años; y la manera, hasta cierto punto metafórica, de resolverlo complementa esa serie de aciertos.

Las elegidas
Las elegidas de David Pablos

El guión es bien desarrollado y echa mano de otro tipo de recursos, como la multipantalla, para hacer que la historia vaya avanzando. Esto se logra de manera óptima. El hecho de que haya poca música termina siendo conveniente, ya que no se percibe vital dentro de la historia. Se apela a lo que se cuenta, que ya tiene bastante peso emotivo.

Aunado a lo anterior, la utilización de actores amateurs, característica que se ha hecho una constante en el cine independiente, termina siendo relevante, ya que su inexperiencia jamás se advierte en su trabajo,  lo que se convierte en un punto a favor de la dirección.

Las elegidas es un filme desgarrador y por momentos cruel; conforme se va comparando con la realidad encontramos que hay mucho de ella y que incluso, aunque suena a frase trillada, la realidad ha superado en varias ocasiones a la ficción. Sin duda hay que ver esta película para obtener una perspectiva más amplia con respecto al tema de la trata de blancas, que aqueja a nuestro país desde hace mucho tiempo y que, sumado a las cada vez más constantes agresiones hacia las mujeres, parece tener una solución todavía muy lejana. Cabe destacar que, en comparación con su primer largometraje, La vida después, David Pablos muestra un notable avance en el tratamiento de ritmos y el uso de planos, entre otros elementos.

Las Elegidas, David Pablos, México-Francia, 2015, 105 minutos. Con Nancy Talamantes, Óscar Torres, Leidi Gutiérrez et. al.

Lee la nota en CinemAlternativo.

Manuel Hernández-Samperio, “Costas” (México, D. F., 1989). Licenciado en Ciencias de la comunicación por la UNAM. Ha incursionado en la crítica cinematográfica, la creación literaria, producción de proyectos audiovisuales y algunos programas de radio como CinemAlternativo o Rock N Books. Amante de la cultura mexicana y latinoamericana, el cine, las letras y el rock en español.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s