“Mis palabras son un viento frío que corta en las orejas”

Nueva York

Tres  poemas de la Antología de poetas hermafroditas

Por Carlos Aguasaco

Nueva York a ras de tierra

La saliva de un hombre se convierte en granizo

Y cae desde los rascacielos directo hacia mi cabeza

¿Debo creer es una señal del cielo?

Quisiera escupir de vuelta y hacerle tragar su miseria

Mis palabras son un viento frío que corta en las orejas

Es mejor callarse y seguir el camino en busca de albergue

Dormido en el autobús, sueño con una palabra convertida en flecha

Una pieza de hielo triangular capaz de cruzar el Atlántico

Una paloma de viento frío, y de agua, que llegue hasta mi casa

Una imagen traslúcida que descienda sobre mi madre

Y le deje saber que estoy vivo.

Ventana

La ventana existe porque la observo, porque la creo,

porque en la oscuridad de los túneles del subway,

la ventana es un sarcasmo, prolongación de la oscuridad.

Ese gusano de plata, la ballena automática que se indigesta de hombres, que

se atraganta de lenguas, que se detiene a respirar,

que se convierte en rumiante, que traga, que mastica, que inhala,

que exhala, que no distingue entre razas, que pertenece al camino,

que parece haberse propuesto acabar con sus zapatos de hierro

y encontrar la luz en Queens al volver de Manhattan,

abre sus puertas y me deja entrar.

 

Una Babel acostada, rodante, peregrina, una Babel ambiciosa,

una torre que intenta alcanzar las entrañas del infierno,

me lleva en mi camino cada día hacia Harlem.

Renuncio a releer el periódico, a mordisquear un Best Seller,

a engullirme de Hip-Hop, a concentrarme en mi horario,

y creo la ventana, la dejo aparecer en el techo, la dejo ser

redonda, rasgada, arabesca, la dejo ser una ventana.

 

Luego, como una rata en subway me interno, me extravío, me pierdo

en busca de luz, de agua, de una alcantarilla en Times Square

o de una oportunidad en Broadway.

La ventana existe porque la observo, porque la creo,

porque en la oscuridad de los túneles del subway,

 

la ventana es un sarcasmo, prolongación de la oscuridad.

El chiste magnífico que hace reír al idiota, al autista, al newyorkino,

al roedor que me habita desde que vine a esta isla.

 

Del buen sentido

De una tela de César Vallejo

Debo decirte madre,

Que existe un lugar en el mundo al que todos llaman Nueva York

Un lugar alto y lejano y aún más alto

Más alto que la iglesia en el cerro de Monserrate y sus palomas sonámbulas

Más alto y lejano que el volcán en que pereció nuestra especie

y sus cenizas azules quemando nuestros rostros mestizos

Más lejano que yo mismo cuando fui a París a visitar a Vallejo

Más alto que Vallejo que ahora valleja a ras tierra

Alto y lejano como yo, visto desde abajo

Cuando salto desnudo a nadar en el Hudson

y encuentro inmigrantes tratando de alcanzar la costa

Sus cuerpos sin vida me llaman desde el fondo

Y yo les hablo de ti, madre

de la mariposa que se fue de tu vientre

del día en que soñaste que yo era un enano

Madre, este lugar en el mundo al que todos llaman Nueva York

No es París, pero tiene una dama francesa que le sonríe

a Europa

 

Al otro lado del teléfono, mi madre me desea primaveras

Y aquí florecen las margaritas de plástico y sonríen las chicas con tetas de goma

 

Madre, no me ajustes el cuello para que empiece a nevar, sino para que cese

de nevar

Déjame vagar por esta isla soberbia entre las luces del Show Business

Embriagarme a solas con tu ausencia y comienza a vivir cansada de mí

Ausente de mí, vacía de mí, sorda de mí, ciega de mí, muda de mí, insomne

de mí

Bajo esta muralla de sombras

yace un Titanic de granito y un niño que llora

en loS trenes subterráneos

La madre de otro hombre lo despierta y se acuesta en su cama

Nosotros madre, somos de otro tiempo

Nuestra piel es cuero de tambor y jamás perderemos

el acento.

 

Carlos Aguasaco

Por Israel Sandoval

Algunas veces, pocas, nos encontramos con uno de esos espíritus versátiles, plásticos, capaces de desarrollarse en distintas disciplinas de una manera destacada. No pueden más que impresionarnos. Ese es el caso del autor de los tres textos que Liebre de fuego presenta en esta ocasión.

Carlos Aguasaco procede de Bogotá, Colombia. Nació en 1975 y ha vivido en Nueva York desde 1999. En esa ciudad se ha desempeñado como un actor cultural de gran relevancia. Es organizador de The Americas Poetry Festival of New York y director de Arte Poética Press, editorial que existe para impulsar la difusión de obras poéticas emergentes escritas en español desde esa ciudad tan céntrica en el mundo contemporáneo. Se desempeña también como profesor de Estudios Culturales Latinoamericanos y Español en The City College de The City University of New York.

Ha publicado libros de poesía, narrativa y ensayística; su libro ¡No contaban con mi astucia! México: parodia, nación y sujeto en la serie de El chapulín colorado ha resultado de gran importancia para la comprensión de la cultura latinoamericana del último cuarto del siglo XX. También ha hecho cine; en 2010, por su actividad en ese arte, recibió el premio India Catalina en la modalidad de video arte dentro del Festival Internacional de cine de Cartagena de Indias.

La gran temática de su obra artística es el problema de la identidad latinoamericana y la posición de esta frente a la cultura del gran monstruo angloparlante del norte: los Estados Unidos de América. Aguasaco es un autor que se coloca en la frontera entre ambas. En él mismo se representa el choque cultural y la reconciliación. Como señalaba José Balza en el prólogo a la Antología de poetas hermafroditas es probable que Aguasaco estuviera pensando en sus propias vivencias y convicciones cuando en la boca de uno de sus personajes puso las siguientes palabras:  “Vine a Nueva York por motivos personales, me fui quedando para estudiar y, luego a practicar mi carrera”. Esos “motivos personales” son todavía un misterio que quién sabe si algún día saldrán a la luz para los lectores de este extraordinario escritor. En cambio, lo que dice a continuación, devela la idea que tiene sobre sí mismo en esa encrucijada: “Eres testarudo ―me dicen mis amigos―, debes escribir en inglés y hablar del exotismo de tu tierra. Los escritores latinos que escriben en inglés están de moda ―agregan. Sé que tienen razón. El exotismo vulgar y hasta pornográfico se vende bastante si se hace en inglés. He insistido en escribir en español porque la lengua es mi patria y en ella quiero vivir”. Para él, el español se ha tornado la trinchera desde la que pelea con la finalidad de ser él, con sus raíces y su pasado, en una ciudad cosmopolita donde siempre se le considerará un extranjero y le escupirán desde arriba de algún edificio únicamente por ser latino.

En sus poemas y estudios actualiza toda la tradición hispánica. Los ecos de escritores clásicos como sor Juana, Miguel de Cervantes o César Vallejo se escuchan en todos los rincones de su producción. Es un autor capaz de retomar los tópicos de la gran literatura y adaptarlos a su visión del mundo. “Palabras para un capítulo extra en Don Quijote” es, quizás, uno de los ejemplos más notables:

Dentro de su búsqueda de una identidad, Aguasaco se interna en los terrenos, escabrosos para cualquier americano occidental, de las culturas originarias. Apuesta por la recuperación de lenguas vernáculas, el homenaje al canto Yaraví, símbolo del mestizaje precolombino e hispánico.

Wayna, wayno

La juventud es el canto

ser joven es cantar

la melodía está siempre en la memoria

pero la voz, no la flauta,

es el aire que la circula, que la recorre, que la disuelve.

Esperamos que todas las liebres hayan disfrutado de los tres poemas que seleccionamos. Si quieren conocer más acerca del autor les recomendamos visitar su página de internet. Nos despedimos con este VIDEO basado en “Palabra voyeur” producido por retv.es. Hasta pronto.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s