La chica danesa, una búsqueda de identidad

Por Israel Sandoval

Hoy recomendamos La chica danesa (2015), una cinta que todas las liebres pueden encontrar en las carteleras del país, en la que el protagonista es el drama interior de una pareja, Einar y Gerda Wegener, drama que explota cuando él se descubre como una mujer atrapada en un cuerpo ajeno; gira en torno de la identidad, la confusión, el amor y el cuestionamiento de los supuestos sociales en los que se desarrolla, los de la Europa de los años veinte del siglo pasado.

La narrativa visual e ideática del filme se desarrolla dando seguimiento a la transformación de Einar en LiIi Elbe o, mejor dicho, hasta el surgimiento total de ella desde las profundidades del cuerpo de varón con que ha nacido “por error”. Como segunda línea narrativa destaca el drama de Gerda, en el que se revela una batalla entre la frustración de descubrir la realidad acerca de su esposo y el amor, gracias al que continuará apoyando a Lili hasta el desenlace de su historia.

El arte como medio para alcanzar un estado de libertad, resulta un tema secundario de la película. La pareja protagonista se compone de dos excelentes artistas gráficos, que son capaces de mostrar sus máximos talentos en épocas durante las que la frustración invade sus seres interiores. Cuando Lili aparece y predomina, el arte de Einar (en el que se expresaba, a través de paisajes, un deseo exacerbado de libertad) se le torna innecesario, hasta el punto en el que deja de crear; la misma situación también desencadena que Gerda alcance su mejor momento como artista, ya que encuentra en Lili la temática necesaria para plasmar su experiencias internas y provocar un efecto estético mucho mayor.

La chica danesa está basada en la novela del mismo nombre escrita por David Ebershoff que a su vez se basa en la vida y los diarios de Lili Elbe, de quien se tiene registro como la primera persona en someterse a una cirugía con la finalidad de cambiar el sexo adquirido por nacimiento. Es una obra que llama a la reflexión acerca de temas contemporáneos y que a la vez resulta muy entretenida, incluso divertida por momentos, a pesar de su temática y de las escenas de tristeza que los espectadores pueden apreciar por su profundo tratamiento, humano.

Preparen sus palomitas y acomoden su butaca para esta historia, liebres.

 

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Yazz dice:

    A mí me encantó, la verdad 🙂

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s