Conoce un ‘Territorio común’

Por Kristie Rodríguez

En esta ocasión tenemos una entrevista con la compañía de teatro Territorio común, sus integrantes: tres actores: Omar Felgueres, Tamizamy Ayala, Mario Moreno, la productora, Marbel Huautla y Hebzoariba Hernández, en la dirección, nos hablarán sobre su ópera prima Memoria. Combinación de sonidos y silencios, que será presentada como parte del proyecto “Incubadoras teatrales” de la Coordinación de Difusión Cultural de la UNAM.

LF: ¿Cuál es su propuesta con esta obra de teatro?

Mario: Buscamos hablar sobre la memoria sonora, encontrar una relación para compartir por medio del relato, buscar una conexión y sanación entre las personas gracias al relato, es decir, a través de la historia personal de cada uno. También queremos mostrar cómo la memoria no es sólo cuestión del pasado, sino algo que nos toca en el presente y puede relacionarnos, esto junto con el sonido.

LF: ¿Cómo se conocieron los integrantes de la compañía?

Tamizamy: Cuatro de los integrantes de Territorio común somos egresados de la carrera de Literatura Dramática y Teatro de la UNAM, nos conocimos en la universidad, ya habíamos trabajado en algunos proyectos escolares juntos. En el último año de la carrera apareció una convocatoria para “Incubadoras de grupos teatrales” con la que se pretende generar compañías. Hebzoariba y Marbel tuvieron la idea y nos invitaron al resto de los integrantes a participar. Resultamos seleccionados, así que aquí estamos.

LF: ¿Cómo fue la preparación de esta obra?

Omar: El primer problema es que hay un músico en el equipo. Estoy en la Escuela Superior de Música, Hebzoariba y yo nos conocimos ahí. Estudiamos el nivel propedéutico, ella en piano y yo en violín. Después cada quien tomó su rumbo: yo me quedé en la Escuela Superior de Música y ella entró a la carrera de Literatura Dramática y Teatro. Tras varios años me contactó para integrarme en este proyecto. Yo no sabía a lo que me metía; es medio complicado: estoy con ellos conviviendo, no sólo participo desde afuera como músico, también dentro de la puesta en escena.

LF: Entonces, ¿tú entras como actor dentro de la puesta en escena?

Tamizamy: Sí, es un actor completo. También tuvimos preparación en todo este proceso que duró un año; tomamos talleres con Trejo Luna y con Juan Pablo Villa. Hebzoariba se encargó de darnos herramientas a todos, obviamente a Omar también.

LF: ¿Qué buscan provocar en el espectador?

Hebzoariba: Creo que, personalmente, me gustaría o nos gustaría provocar, como decía Mario, la sensación de que la memoria no sólo sirve para generar nostalgia o como algo que está guardado en un baúl, si no que funciona para reconciliarte en un presente, para generar acciones, tomar partido, decisiones de lo que está sucediendo. Nos gustaría que las personas se quedaran con la sensación de una memoria de una multiplicidad de tiempos, de algo que está afectando cada día y que tampoco es necesario tener una fecha importante o un acontecimiento histórico para ponerla en práctica. La memoria es algo que se practica en lo cotidiano, tanto individualmente como en colectivo.

LF: ¿A través de qué recursos logran construir este concepto de memoria en la obra?

Tamizamy: Al principio queríamos que el relato tuviera mucha fuerza y, de hecho, de ahí surgieron los textos, también sonidos, obviamente.

Mario: De sonidos tenemos a Omar como violinista y también tomamos un curso con Juan Pablo Villa, que es músico, nos ayudó mucho a manejar nuestra voz y a saber improvisar con ella. Nos valemos de nuestros propios sonidos y de la musicalidad del relato.

Hebzoariba: Creo que en este último momento del montaje, para el estreno, uno de los recursos que yo considero más importantes es, que se llevan a cabo las historias de los tres actores, historias que, bien podrían contarlas en un café, sin embargo nos valemos de estos otros recursos escénicos. Lo principal, es ver expuestos estos tres relatos, ver cómo los protagonistas recuerdan.

LF: ¿Qué les ha dejado esta experiencia artística?

Omar: A mí, como músico, me complementó mucho. Te das cuenta de que la formación como artista es muy limitada. Si haces tu licenciatura y tu maestría en “algo”, se cierra la posibilidad de probar muchas cosas que, más allá de generar una dispersión, te hacen ver nuevos aspectos en tu profesión. Al menos, para mí, en el violín me ha servido mucho. Te das cuenta de que todo está muy relacionado: tocar, bailar, actuar son cosas que se complementan.

Tamizamy: Creo que ha sido un crecimiento enorme. Esta es la primera obra profesional en la que estoy después de haber egresado. Como actriz te enfrentas a representar tu propia historia, también el formar una compañía en términos reales es muy complicado: lograr la comunicación y crear estos encuentros, los intercambios de puntos de vista, escuchar al otro y no cerrarte a ti mismo es el mayor crecimiento.

Mario: Yo, más bien, he descubierto que no se parecen para nada las clases de actuación al reto de ya estar en escena: voy aprendiendo sobre la marcha y me voy percatando de que tengo las bases, pero algunas cosas son distintas y uno se da de topes. Comprendes: “me falta mucho aquí o acá” y pues, lo vas viendo en la práctica. Desde mi punto de vista, la que más ha aprendido es Marbel, la productora, gracias a la necesidad de conseguir los espacios, dinero, becas, hasta el cóctel para el estreno.

Hebzoariba: Creo que, sobre todo, hemos desarrollado la consistencia de un equipo, de un grupo. Mantener o ser parte de un grupo es lo más difícil: llegar a acuerdos, convencer, ser convencido, delegar, confiar es lo que más he aprendido de este proceso.

LF: Tras este primer proyecto, ¿qué sigue para ustedes como compañía?

Tamizamy: A mí me gustaría cambiar mi rol, no quiero ser actriz, o sea, sí quiero seguir ejerciendo la actuación, pero, justo como decía Mario, el aprendizaje de Marbel en la producción fue muy grande; entonces a mí me interesa más entrar a ese ámbito.

Territorio común tendrá cuatro funciones en el Teatro del Seminario de Cultura mexicana los días 8 y 9 de octubre a las 20:00 horas, el sábado 10 de octubre a las 19:00 horas y el domingo 11 a las 18:00 horas. La entrada es libre.

La compañía fue seleccionada en el Círculo Ópera prima del Centro Cultural Helénico y se presentará en el Foro “La Gruta”. Esta será su primera temporada larga, que dará inicio el 16 de marzo y permanecerá en cartelera hasta el 27 de abril, los miércoles a las 20:30 horas. No pierdan la oportunidad de verlos y disfrutar esta obra. Las liebres tendremos un pase doble y promociones para ustedes en distintas fechas, estén al pendiente de las dinámicas.

 

 

 

 

 

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Lourdes Zambrano dice:

    Tengo que verlos!!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s